Sobre este proyecto

Entre el 19 y el 22 de Marzo de 2012, Luca de la Vega (12 años) viajó con su familia (padres y hermana) a Nueva York para disfrutar de un partido de la NBA de la mano de Ricky Rubio. Así cumplió la promesa dada a Luca un año antes cuando lo conoció, afectado por cáncer muy agresivo del cual sigue tratándose.

La madurez de Luca y su capacidad para comunicarse y ser protagonista activo y no sólo pasivo de esta acción aislada de la Ricky Rubio Foundation constituyó no sólo una feliz y agradable sorpresa. Para Ricky Rubio fue una inspiración y una experiencia reveladora.

EVOLUCIÓN

La posibilidad de elevarla a un nuevo estadio fue propuesta por Ricky Rubio a su regreso de Estados Unidos en primavera de 2019. Pensó en consolidar esta acción ampliada a tres niños con el propio Luca como mentor y enlace con ellos a lo largo del proceso.

También decidió, en homenaje a su fortaleza y sensibilidad, que el proyecto tomase el nombre de Luca para identificarlo. 

COLABORADORES

La buena sintonía de la Fundación con el Departament de Salut de la Generalitat de Catalunya propició el desarrollo de un plan de trabajo con el Hospital Vall d’Hebrón, centro de referencia de la sanidad pública en el tratamiento de oncología infantil, para establecer con sus responsables un protocolo de actividades, selección y seguimiento de los beneficiarios del proyecto a lo largo del año.

PLANTEAMIENTO

A diferencia de Luca, que conoció a Ricky mucho antes y mantenían una relación muy personal, se trata de establecer un programa de acercamiento de los niños candidatos a su figura.

Luca tendrá un papel de mentor y dinamizador del proyecto estando en contacto regular con los otros niños bajo el paraguas de la Fundación.