Sobre este proyecto

Se trata de un programa basado en la actividad y el juego del baloncesto ejecutado por entidades y profesionales especializados.

Para designar a sus beneficiarios se identificarán barrios desfavorecidos en poblaciones deBarcelona y Girona y los elegirán los propios servicios sociales de sus respectivos ayuntamientos.

Utilizar herramientas pedagógicas para integrar las habilidades para la vida en los entrenamientos con el fin de conseguir que la práctica en la pista actúe como medio educativo tanto deportivo como para  la formación de las personas.

La integración de las habilidades para la vida en sus entrenamientos potencia la formación holística de los jugadores.

También es relevante fomentar la participación y la implicación de las familias en el proceso educativo de sus hijos a través de esta actividad física y deportiva.

Dar formación y apoyo psicosocial a estos colectivos favoreciendo su progresión personal en el día a día y para toda la vida.

10+1 HABILIDADES PARA LA VIDA

La metodología elegida para THE RICKY RUBIO FOUNDATION tiene como objetivo el trabajo pedagógico con niños y adolescentes para que desarrollen 10 Habilidades para la Vida definidas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como imprescindibles para su crecimiento personal, integración y progresión social. El programa ha añadido una más, ‘Trabajo en equipo’, como un valor inherente al deporte que vale la pena cultivar, conocer a fondo y perfeccionar.

La OMS defiende en este recoge la importancia de la competencia psicosocial en la promoción de la salud; es decir, el bienestar físico, mental y social.

Y considera que como consecuencia de los cambios sociales, culturales y familiares de las últimas décadas, es difícil que desde casa se aprendan suficientemente estas competencias; es por ello que otros Instituciones donde los niños asisten (escuela, actividades extraescolares, etc.) deben complementar.

  1. AUTOCONOCIMIENTO / Conocerse uno mismo
  2. EMPATÍA / Saber ponerse en el lugar de los demás
  3. Relaciones Interpersonales / Cómo nos relacionamos con los demás
  4. COMUNICACIÓN ASERTIVA / Decir lo que se quiere decir, pero mejor dicho
  5. PENSAMIENTO CREATIVO / Buscar el máximo de alternativas
  6. TOMA DE DECISIONES / Decidir lo mejor para nosotros y los demás
  7. PENSAMIENTO CRÍTICO / Tener opinión propia
  8. GESTIÓN DE EMOCIONES Y SENTIMIENTOS / Trabajo de auto-control
  9. GESTIÓN DE TENSIÓN Y ESTRÉS / Control de situaciones de tensión
  10. SOLUCIÓN DE PROBLEMAS Y CONFLICTOS / Afrontarlo de la mejor manera
  11. TRABAJO EN EQUIPO / Juntos es mejor

¿CÓMO?

El baloncesto representa para los niños y las niñas una escuela de vida, una micro-sociedad en la que trabajan, se esfuerzan y adquieren responsabilidades. La dinámica de grupo derivada del entrenamiento y el juego acaba siendo un ensayo de su futura relación con el mundo; es en el deporte donde aprenden el valor de estar en los momentos duros y de saber acompañar las derrotas. Este aprendizaje pasa por el seguimiento, la interpretación y la adaptación de un manual con ejercicios, juegos y actividades especialmente diseñados para que los niños y niñas aprendan jugando a ser los mejores ciudadanos del futuro.

QUIENES Y DÓNDE

En el primer curso 2018-19, más de 200 niños y niñas de la Associació Esportiva Ciutat Vella han sido beneficiarios del programa. Además de potenciar sus habilidades, TRRF ha aportado material deportivo y promovido festivales, fórums de debate y jornadas de tratamiento de género.

Además de la AE Ciutat Vella, en el curso 2019-20 Community Team se ejecutará en el barrio de La Font de la Pólvora de Girona también a favor de unos 200 niños y niñas.

POR QUÉ

Los niños y las niñas son agentes potenciales de cambio dentro de su núcleo familiar. A lo largo del curso se busca desarrollar habilidades de vida como el autoconocimiento, la comunicación, las relaciones interpersonales, la solución de conflictos, el pensamiento crítico o la gestión tanto de emociones y sentimientos como de tensiones y estrés junto a los valores más elementales asociados al deporte como el esfuerzo, el respeto y el trabajo en equipo.

BECAS VAMOS

Este año, el programa de becas deportivas llamado Becas Vamos, colabora junto a The Ricky Rubio Foundation con el objetivo de fomentar el deporte base y cumplir los sueños deportivos de jóvenes y niñ@s.

Este programa, enfocado a niñ@s y jóvenes de 6 a 20 años, ayudará al Community Team de la fundación a extender su actividad en el barrio de La Font de la Pólvora de Girona y en el barrio del Raval de Barcelona. El objetivo de esta colaboración es crear más de 200 plazas para niñ@s y jóvenes, invertir en nuevo material deportivo, en actividades deportivas y formación de monitores y entrenadores.

El objetivo principal de Becas Vamos, proyecto impulsado por el Consejo Superior de Deportes, ColaCao, la Fundación Deporte Joven y que se enmarca en el Plan 2020 de Apoyo al Deporte base, es fomentar el deporte base y lograr que no haya ningún niñ@ o joven que se quede sin poder practicar deporte y darles la oportunidad de luchar por sus sueños deportivos.

EL ENTRENADOR ES LA CLAVE

Un entrenador es alguien convencido y comprometido con la sociedad, dispuesto a asumir la responsabilidad de construir metas, sueños y objetivos que den sentido a su trabajo, que en parte es la vida de los niños y jóvenes. Porque entrenar un equipo de formación representa esa misma y enorme responsabilidad, el de un sueño colectivo, el de un grupo de niños y niñas que quieren aprender a jugar a baloncesto, que seguramente quieren hacer amigos, pero que sobre todo esperan convertirse en grandes jugadores y jugadoras.

Para ellos es muy emocionante esforzarse en entrenar todos los días y finalmente jugar: tanto es así, que convierten a sus entrenadores en sus referentes, en líderes. Desde esa figura del entrenador podemos ayudarles a algo más que pulir sus facultades futbolísticas, hoy es posible ayudarles a desarrollar sus habilidades psicosociaciales para terreno de juego de la vida, aquellas que les ayudarán a ser mejores personas y relacionarse adecuadamente con su entorno.

Tenemos la obligación de motivarlos y de saber estar en los momentos duros y acompañarlos en las derrotas porque el fútbol es una escuela para la vida, un lugar de ensayo para su futura relación con el mundo. Al principio, los entrenadores se limitaban a alinear jugadores. Más adelante empezaron a perfeccionar el rendimiento de los jugadores a nivel técnico, táctico y físico, evolucionando en contenidos médicos y de nutrición.