HISTORIA

Desde que empecé a jugar siempre he pensado en como aprovechar la oportunidad que te brinda el deporte de élite para llegar a más gente y poder traducir en un servicio a la sociedad la afinidad que siento hacia los más pequeños. La idea de crear mi propia fundación me rondaba a menudo por la cabeza hasta que llegó un punto de inflexión, un día que me marcó. A mi madre le diagnosticaron cáncer de pulmón en el verano de 2012. Los siguientes cuatro años fueron un auténtico infierno. En una de las últimas conversaciones con ella, le prometí que haría todo lo posible para ayudar a los demás.

 

Los niños y jóvenes vulnerables seguirán siendo la prioridad, hay que ayudarles a crecer e integrarse socialmente. El otro gran objetivo de este proyecto es la lucha, la sensibilización y la prevención del cáncer de pulmón.

NECESITAMOS TU AYUDA

Un rasgo diferencial de esta fundación es que sea una plataforma donde tú puedas participar y ayudar a tu manera ya sea aportando ideas de nuevos proyectos, llevando un pastel si eres pastelero, una sonrisa si eres alegre, una visita si tienes tiempo... o bien monetariamente. Deseo de todo corazón que suba al tren de este proyecto que tanto me ilusiona y que, entre todos, luchamos para conseguir sacar una sonrisa a un niño.